La oportunidad que esconde el coronavirus


No es la primera, ni será la última vez que afrontemos una crisis ¡Pero atención! Hay que aprender de las experiencias anteriores y está más que demostrado que la cooperación ha sido la clave de nuestro éxito y supervivencia. Aunque debemos evitar cierto tipo de contacto, esto no significa caer en el individualismo ni aplicar la consigna “sálvese quien pueda”. Hoy más que nunca somos uno.


Podemos elegir entre vivir este momento desde la angustia y el pánico o desde la consciencia, la creatividad, la co-responsabilidad. El contexto global de crisis ambiental, pandemia de coronavirus, desplomes económicos, en lugar de aislarnos en nuestros miedos, debe conectarnos con lo esencial. ¿Qué debemos aprender como seres humanos?


Este es un momento de enormes cambios: nuestras rutinas, expectativas, planes y modos de actuar se están viendo alterados ¿No es acaso la oportunidad para ‘darnos cuenta’ de aquello que se había convertido en paisaje o habíamos automatizado, cuestionarnos por su relevancia, desaprender y desplegar nuestro potencial creativo?

Este es un momento para volver al interior, para darnos cuenta de nuestra fragilidad y superar los egos, para bajar el ritmo y observar La Vida a nuestro alrededor, para “encerrarnos” a compartir más y mejor con los que amamos, para solidarizarnos con los que han sido rechazados o aislados por prejuicios estúpidos, ahora que cualquiera de nosotros puede ser “sospechoso” por el sólo hecho de toser o estornudar.

Es momento de hacernos conscientes de nuestros movimientos y nuestros actos ¿Habíamos notado cuantas veces nos tocamos la cara? ¿Habíamos hecho consciente cómo saludamos al otro? ¿Habíamos sentido nuestras manos al lavarlas? ¿Habíamos sido tan observadores los unos de los otros? Es momento de estar realmente presentes, atentos, conscientes.

Quizá debamos volver al silencio, desconectarnos de tanta información basura en la que caemos como mosquitos y conectarnos con lo esencial. Suspender o cambiar ciertas rutinas, nos da la oportunidad de agradecer, de valorar y de resingificar nuestro día a día.

La consciencia será la clave de nuestra resiliencia y la resiliencia es la que nos ha permitido superar con éxito la adversidad y salir de ella, fortalecidos.


Corporación ConlaGente. Medellín - Colombia.

0 vistas
  • Blog ConlaGente
  • Instagram
  • Facebook ConlaGente
  • YouTube ConlaGente

Información presentada a la DIAN en calidad de ESAL